¿Cómo creemos que serán las interfaces dentro de 10 años?

Hace 11 años no existían ni los smartphones, ni las apps, ni las webs responsive/mobile. El primer iPhone nació en 2007. Tampoco existían Uber, Snapchat, Instagram, Whatsapp, Tinder, Kickstarter, Bitcoin, Dropbox, Pinterest, iPad, Siri, Candy Crush, Angry Birds, App Store, Google Chrome, Airbnb, Apple Watch…

El ritmo de la evolución y el cambio tecnológico han seguido acelerándose a un ritmo notablemente predecible desde el comienzo de la vida.

La evolución de las formas de vida requirió miles de millones de años para los primeros pasos (por ejemplo, células primitivas); más tarde, el progreso se aceleró. Los humanoides se desarrollaron durante un período de millones de años, y el Homo sapiens durante un período de solo cientos de miles de años…

Los primeros pasos tecnológicos (herramientas, fuego, rueda) tardaron decenas de miles de años. Para las personas que vivían en esta época, había pocos cambios tecnológicos notables en incluso mil años. Para el año 1000 a.c., el progreso fue mucho más rápido y un cambio de paradigma requería solo uno o dos siglos. En el siglo XIX, vimos más cambios tecnológicos que en los nueve siglos que lo precedieron. Luego, en los primeros veinte años del siglo XX, vimos más avances que en todo el siglo diecinueve. Ahora, los cambios de paradigma ocurren en solo unos pocos años. La World Wide Web no existía hasta hace solo unos pocos años.

La tasa de progreso tecnológico se está duplicando cada década; es decir, los tiempos de cambio de paradigma se reducen a la mitad cada diez años. Es decir, la evolución de la tecnología es exponencial. El progreso tecnológico en el siglo XXI será equivalente a lo que requeriría 200 siglos. El siglo veintiuno verá un cambio tecnológico casi mil veces mayor que su predecesor.

La evolución de la tecnología es exponencial.

A partir de 2020 la Inteligencia Artificial cambiará nuestras vidas. Al igual que cuando llegó la electricidad, todavía no podemos ver el efecto completo. Y al igual que con la electricidad, la vida sin IA será inconveniente y desagradable.

En los Estados Unidos, el proceso de electrificación se completó en 50 años. Hoy la electricidad es una utilidad, ni siquiera podemos imaginar la vida sin ella. Todo lo que hacemos, compramos, se basa en la suposición de que tendremos acceso a la electricidad.

Andrew Ng, una de las fuerzas más influyentes en el boom de la inteligencia artificial de hoy, compara la IA con la electricidad. Al fin y al cabo, la electricidad cambió las industrias, los empleos, nuestra vida cotidiana, nuestra sociedad y relaciones domésticas. ¿Podríamos vislumbrar los efectos de la inteligencia artificial entendiendo cómo la electricidad conmocionó al mundo?

La IA se desplegará rápidamente, estará disponible en cada parte de la industria y el hogar muy rápidamente. En el Reino Unido, en 1933 una de cada tres casas tenía electricidad y diez años más tarde, dos de cada tres casas estaban electrificadas.

La IA se desplegará mucho más rápido, ya que los componentes que necesita para funcionar ya existen: teléfonos inteligentes, internet inalámbrico, cámaras digitales y servicios de almacenamiento en la nube.

La inteligencia artificial será omnipresente, siempre y cuando haya internet. Esperaremos que nuestros médicos dediquen tiempo a explicarnos el diagnóstico, porque los sistemas de IA habrán identificado más eficazmente nuestras dolencias que cualquier humano.

Aparecerán nuevas industrias

Pongamos por ejemplo la industria del automóvil: su modelo de negocio. Se basa en vender coches a través de distribuidores que ganan dinero a través del servicio y la reparación.

La industria del automóvil alimenta la industria de la publicidad y los medios de comunicación para crear la necesidad de usar en este modo de transporte. Sin embargo, parece que la industria del automóvil se verá afectada por nuevas modos de alquiler de transporte bajo demanda: vehículos autónomos dirigidos por algoritmos. Al igual que la electricidad, los mayores impactos de la IA se producirán fuera de su propia industria.

La electrificación en Estados Unidos tuvo un impacto enorme en la vida de las mujeres. A diferencia de los hombres, que trabajaban por temporadas, las mujeres trabajaban desde el amanecer hasta el anochecer durante todo el año.

La electricidad, con su lavadora y cocina, alivió las cargas de su trabajo y, en consecuencia, los conectó a la sociedad de manera muy distinta.

La electricidad proporcionaba energía donde era necesario, automatizando tareas manuales, por ejemplo, el lavado de la ropa. También proporcionó iluminación, extendiendo el horario laboral y crear tiempo para el ocio en el hogar. La radio y luego la televisión aparecieron para llenar el vacío.

La inteligencia artificial también nos aportará tiempo libre, de la misma manera que la iluminación extendió el día, tanto para el trabajo como para el tiempo libre. Hay un gran número de tareas que podríamos dejas en manos de máquinas. Lo que hacemos con todo ese tiempo está por ver.

¿Cómo creemos que serán estas interfaces dentro de 10 años?

¿Pueden surgir nuevas oportunidades de negocio?

¿Interactuaremos solamente a través de la voz?

Autor: Martí Bruno Barceló, Design Lead at KingEclient

Te puede interesar