La inteligencia artificial, el aprendizaje automático, el blockchain, la robótica, el big data, las soluciones en la nube o los sistemas de gestión de conocimiento son las principales aportaciones tecnológicas que están impactando en la transformación del sector legal, pero no son, en la mayoría de los casos, los despachos de abogados tradicionales, los que aplican las nuevas técnicas para potenciar la transparencia y automatizar los procesos; lo hacen las Legaltech, los nuevos players tecnológicos que quieren protagonizar la disrupción del sector.

Estas son algunas de las claves que han salido a relucir en la jornada The future of Legaltech: el abogado digital, que tuvo lugar en The Place, el espacio de innovación y experimentación de The Valley, que contó con la participación de Fernando Ariza, subdirector general de Mutualidad de la Abogacía; Juan Luis Moreno, socio y director de Innovación de The Valley; Alejandro Touriño, socio director de Écija Abogados; y Guillermo Guerra y Carlos Álvarez, socio y Chief Digital Officer, respectivamente, de Gómez-Acebo y Pombo.

“Todo lo que sea automatizable se va a automatizar” y esto es lo que va a ocurrir en el sector legal, pero “no es una mala noticia para los abogados” porque podrán concentrarse en aspectos más creativos y en aportar mayor valor con su servicio, destaca Juan Luis Moreno. En la misma línea se manifiesta Alejandro Touriño: “La tecnología está cambiando el sector y va a ayudar al abogado”, aunque también matiza que los letrados “tendrán que aportar valor” en el proceso.

¿Qué son las Legaltech?

Los nuevos players resuelven problemas habituales de manera sencilla y sitúan al cliente en el centro del proceso. Las legaltech son, por lo general, startups que ofrecen servicios de intermediación de base tecnológica en los que automatizan procesos y eliminan la intervención humana en trámites simples, o incluso ofrecen nuevos servicios legales.

La digitalización de la práctica legal, el empoderamiento del abogado, la cultura del dato, la inteligencia colectiva, la “uberización” del sector, la venta digital, el uso de chatbots, o la gestión inteligente de la protección; son las principales tendencias del sector, según el director de Innovación de The Valley.

Juan Luis Moreno destacó, asimismo, que los Smart Contracts, los softwares de gestión para despachos y abogados, las plataformas para la generación de contratos online, las reclamaciones legales digitales o los servicios para recopilar y generar evidencias digitales, son algunos de estos nuevos servicios que se imponen gracias a las nuevas tendencias.

En ellas, el abogado encuentra el apoyo de la inteligencia artificial, que a través del aprendizaje automático es capaz de redactar contratos con eficacia, elaborar informes, análisis legales y regulatorios, o predecir el éxito de una reclamación.

El valor de los datos

Los datos, por otro lado, como en todos los sectores, aportan nuevo valor al ámbito legal para profundizar en la transparencia y en la mejora de los flujos de trabajo. Asimismo, “la tecnología también facilita la certificación y de este modo se garantiza la protección”, apunta Moreno.

“La uberización del sector” también ha llegado al Legal con plataformas de acceso directo entre particulares y expertos legales. Se trata de espacios de recomendación que automatizan la relación entre el abogado y el cliente, donde este último toma el control.

Por su parte, Alejandro Touriño hizo una radiografía del sector de la abogacía en España, “en continua transformación no sólo por la tecnología, sino también por la aparición de nuevos competidores” y anticipó las principales amenazas de los abogados. Principalmente, “la tecnología reemplaza labores humanas que no aportan valor añadido”, y surge una nueva competencia a partir de “proveedores de servicios no tradicionales”. Se trata de nuevos despachos que “saben diferenciarse de su competencia, aunque también hay firmas tradicionales muy innovadoras que están actuando con celeridad para adaptarse al nuevo entorno”.

Pero “no todo va de introducir la tecnología”. Aparecen también nuevas e innovadoras “fórmulas de colaboración y comunicación con el cliente y nuevos servicios”. Touriño puso el acento en “la concepción práctica de la tecnología” para “identificar problemas internos” y ha desechado su adopción sin un sentido claro y práctico. “La analítica es fundamental para entender qué funciona y qué no funciona para poder mejorar”.

Trazabilidad y transparencia con blockchain

Por último, Guillermo Guerra y Carlos Álvarez presentaron un caso de uso de blockchain para aportar transparencia y trazabilidad en las donaciones a ONG y fundaciones a través del proyecto “Token Pombo”, en el que, a través de la Fundación Fernando Pombo, han desarrollado una serie de criptoactivos que pueden ser suscritos por donantes por una cantidad de mil euros para ofrecer, a través del despacho de la firma, servicios pro bono a la propia fundación.

Esta iniciativa ha servido para crear un mercado de horas de trabajo pro bono que nace con la vocación de abrirse a otras fundaciones y a otros despachos de abogados.

“En un despacho de abogados las iniciativas de transformación no las llevan a cabo sólo los abogados. Cada vez más se incorporan consultores o expertos en transformación digital, lo que permite ofrecer un servicio más completo” subrayó Guillermo Guerra. Es el caso de su compañero durante la presentación, Carlos Álvarez, que “no es abogado, pero juega un papel muy relevante” en el despacho como Chief Digital Officer.

Álvarez, precisamente, ha desarrollado este proyecto, cuya tecnología es “relativamente sencilla”, según destacó durante su intervención. Lo más “complejo es encontrar la verdadera “utilidad”.

Autor: José Suárez de Lezo, periodista

Al conocer la actualidad de este sector y descubrir la necesidad de formación digital, en The Valley hemos creado el programa de Especialización en Digitalización del Sector Legal, donde adquirirás el conocimiento necesario para llevar a cabo la digitalización de tu organización. Te capacitarás en conceptos y herramientas innovadoras de una forma práctica para adaptar tu empresa al nuevo entorno competitivo. Además accederás a las últimas tendencias (Innovación en productos y servicios, aceleradoras e incubadoras, blockchain, smartcontracts, etc.) y adquirirás los conocimientos necesarios para afrontar nuevos productos y servicios.

Te puede interesar