La prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento del paciente se están transformando a marchas aceleradas gracias a la capacidad disruptiva de tecnologías como la inteligencia artificial, la realidad aumentada, la robótica, la biotecnología, la impresión 3D o el internet de las cosas, entre otras; y gracias también a una herramienta fundamental a disposición de los pacientes, el dispositivo móvil y la gran variedad de accesorios sensoriales adaptables que ya están en el mercado.

El avance y el impacto tecnológico en la salud es evidente. Sin embargo, todavía no hay una disposición de las instituciones públicas ni del marco normativo para facilitar y promover el aterrizaje de muchas de estas tecnologías que podrían suponer un ahorro de costes significativo para las administraciones.

El caso de España en salud digital

En el caso de España se hace necesario implantar una estrategia nacional de salud digital que sitúe al paciente en el centro del proceso, que involucre a todos los agentes del sector, cuente con una dotación presupuestaria, un marco de formación para profesionales clínicos y gestores; y que incorpore las nuevas tecnologías a los procesos asistenciales, entre otras muchas medidas.

Es cierto que el sector sanitario es uno de los más complejos y esta es una de las causas por las que la adopción digital es más lenta, pero hay que entender que el sistema de salud español se enfrenta a un reto de magnitudes extraordinarias por la inversión de la pirámide demográfica.

Actualmente hay en España 2,4 millones de personas de más de 80 años y otras 400.000 de más de 90, de los que casi la mitad presenta patologías crónicas, según datos de un informe de Ametic, que destaca, además, que el 80% del gasto de salud se produce en los tres últimos años de vida del paciente. La evolución de estas estadísticas ejercen una presión creciente sobre el sistema, que requiere de una nueva estrategia para afrontar un panorama para el que no fue diseñado el sistema actual.

¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías en este sector?

Las nuevas tecnologías pueden facilitar la identificación de grupos de riesgo, reducir el índice de reinserción de ciertas enfermedades y, sobre todo, pueden facilitar que el paciente se involucre en el cuidado de su propia salud. El mismo informe revela que un paciente empoderado supondría reducir su coste entre un 8 y un 21%, a la vez que se incrementaría la capacidad de seguimiento y cuidado del mismo.

Las tecnologías están disponibles. Según datos de la Unión Europea, actualmente hay más de 97.000 aplicaciones de salud activas que facilitan a los profesionales sanitarios y a los usuarios nuevas herramientas para el control de la vida saludable, el diagnóstico, el tratamiento y el seguimiento del paciente digital.

Descubre las tendencias tecnológicas del sector

El próximo 31 de mayo, The Place, el espacio de experimentación e innovación de The Valley, acogerá un nuevo Rethink sectorial dedicado a la salud en el que se presentará un informe de tendencias y la visión de IBM Watson sobre la aplicación de la inteligencia artificial a este sector; y durante los próximos cuatro meses, el espacio contará con un itinerario en el que los asistentes podrán ver y experimentar el uso de las nuevas tecnologías en este entorno y las posibilidades que aporta al sector el nuevo enfoque del paciente digital. El viernes 31 de mayo ya tenemos aforo completo, pero ya puedes inscribirte en la nueva fecha del 21 de junio.

La apuesta de las administraciones por la transformación digital de la salud aún está pendiente, pero se hace más necesaria que nunca. La inversión de la pirámide demográfica aboca a un cambio de enfoque que si se anticipa podría afrontarse como una oportunidad. Esperar más es, sin duda, una amenaza para la competitividad de la industria sanitaria en España.

Te puede interesar