blogBlog Vallians

#InnovaciónTheValley: Diego Rocha nos cuenta su visión sobre la innovación

Por 6 febrero, 2018 Sin comentarios

En The Valley hemos tenido la suerte de entrevistar a Diego Rocha, que cuenta con una gran trayectoria tanto académica como profesional. Actualmente lidera el departamento de Estrategia e Innovación en Sacyr, una compañía multinacional de infraestructuras y servicios cuyo objetivo es apostar por la innovación y la expansión internacional.

¿Qué es la innovación para ti?

La innovación es ganas de cambiar el status quo para mejorarlo, es decir, hacer las cosas de manera distinta para construir un mundo mejor. Hay que tener cierto inconformismo positivo para cambiar las cosas.

¿Cómo define tu empresa la innovación?

En Sacyr tenemos tres conceptos claros: nuevas ideas, que estén aplicadas a las actividades y que generen valor, es decir, que de alguna manera tengan impacto en la mejora de la calidad de vida del ciudadano, que al fin y al cabo es el cliente final de nuestras infraestructuras. Esta satisfacción, redunde también en las condiciones del empleado y la remuneración a nuestros accionistas, con mayores márgenes y menor riesgo en el negocio.

Es necesario explotar estos tres campos, sabiendo que, como he mencionado anteriormente, el objetivo principal es que las ideas aplicadas generen valor. Es importante aplicar metodologías ágiles para facilitar la implantación de toda esa creatividad en el negocio, que a su vez ejercen una función bisagra entre los innovadores naturales y los operadores del negocio. Innovación es probar, fallar y aprender del fallo, siempre debe existir la voluntad de generar valor.

¿Tiene que estar la tecnología siempre presente en la innovación?

No necesariamente. En la actualidad la tecnología ofrece oportunidades para cambiar el procedimiento por el que se integran los procesos, pero no es la única alternativa. Nosotros creemos en la aplicación de la innovación en el modelo de negocio apoyándonos en la tecnología, pero es importante no desdeñar otros elementos del mundo físico que se apoyan en medios tradicionales.

¿Tiene tu organización un presupuesto para la innovación?

Sí, contamos con un presupuesto dedicado a la realización de proyectos de prueba tecnológicos, que nos permiten prototipar las ideas de negocio que surgen de diversas fuentes. El fin es aplicarlas a la realidad de la organización, y es evidente que devengan costes, que activamos cuando la oportunidad merece la pena.

¿En la situación y coyuntura actual, qué mata la creatividad y la innovación dentro de la organización?

Vivimos en el mundo de la inmediatez, la tecnología nos facilita la vida y creemos en la innovación, no sólo como ideas sino como aplicación a la realidad. El problema es que, para la integración de conceptos innovadores en la sociedad, es necesario realizar estudios previos que requieren cierto margen de tiempo, y ese ansia por resultados rápidos puede provocar la pérdida de los beneficios asociados a la innovación.

Por otro lado, la creatividad es un valor innato que todos tenemos y que se cercena con el miedo. Vivimos en un momento en el cual la confluencia de todas las tecnologías provoca que las acciones ligadas a la creatividad sean interpretadas como un riesgo por un segmento de la población.

¿Cómo se anima o motiva a los empleados a ser creativos e innovadores?

De muchas formas, para empezar es importante crear entornos facilitadores tanto físicos (salas de trabajo) como virtuales (herramientas digitales para dinamizar y aplicar ideas) la alta dirección debe orientar dichos espacios, lanzando mensajes que desmitifiquen la innovación y que eliminen los miedos que impiden que cada uno de los empleados explote el potencial de su talento.

Por otro lado, generamos muchos elementos de motivación adicional para que nuestros profesionales innoven, damos importancia al reconocimiento personal con campañas de premios para aquellos que generan ideas innovadoras, además los involucramos en la implantación de dichos proyectos, formando equipos de trabajo complejos.

¿En qué medida tu organización rompe barreras entre diferentes áreas funcionales para que se puedan intercambiar ideas?

Hay muchos canales formales, como el Comité de Innovación Multidisciplinar donde entran directivos de las diferentes líneas de actividad y los diferentes departamentos transversales, como recursos humanos o comunicación corporativa, y cuya función es tomar decisiones de forma colectiva aprovechando diversidad de la organización.

Por otro lado, tenemos una plataforma de inteligencia colectiva, Ingeniun, que es una herramienta digital instalada dentro de nuestra intranet enfocada a generar campañas para resolver retos de negocios de manera colectiva, son cuestiones que un directivo que no sabe responder por sí mismo y requiere de la ayuda del resto de la organización, por lo que participa gente de las distintas disciplinas. Se caracterizan por ser muy abiertas, podríamos decir que tiene componente de red social: los empleados opinan, lo que permite construir ideas y tener una visión más global.

Finalmente, hemos desarrollado una iniciativa llamada Juntos Reinventamos Sacyr, donde se fomenta el trabajo colaborativo en el ámbito de la innovación. Buscamos motivar el sentimiento de pertenencia y orgullo dentro de la organización, ya que somos una empresa con un creciente número de empleados (30000), y creemos firmemente en nuestra misión corporativa, que permite mejorar la calidad vida de ciudadano mediante infraestructuras y servicios.

¿Cuentas con KPI´S para la innovación y su impacto en el rendimiento futuro?

Sí, pero actualmente son basados en realidad proyecto, es decir, cada proyecto establece los suyos, y los medimos individualmente. Creemos que el siguiente paso es la construcción de KPI´S más globales, a nivel supraproyecto.

¿Qué papel ocupa el cliente/usuario al plantear los proyectos de innovación?

En nuestra organización el ciudadano es el usuario final, sin embargo el comprador y pagador de las infraestructuras son las administraciones públicas y grandes empresas. Hemos realizado dinámicas donde el usuario era el centro, representado por personas, pero es un punto en proceso de mejora.

De manera general, nuestras líneas de negocio están enfocadas al B2B, sin embargo, hay determinados proyectos B2C, en los que involucramos absolutamente al cliente final, por ejemplo la atención domiciliaria a la dependencia.

¿Qué valor crees que el cliente/usuario percibe de las iniciativas innovadoras?

Hemos desarrollado ejercicios de definición de la estrategia de innovación que persiguen, desde el punto de vista de los objetivos, eficientar operaciones, incrementar ingresos en líneas de actividad y generar nuevas actividades. Eficientar implica que el foco de atención está en lo interno, en el empleado y en mejorar sus procesos y su satisfacción (hay muchos procesos en este sentido).

Para ejemplificar lo anterior, hemos creado una app para que los jefes de obra puedan acceder a información determinada sobre esta, gestionar la planificación, comunicación y georeferenciar operaciones a tiempo real, algo muy útil en obras complejas y largas. Empezamos con 4 y, teniendo en cuenta la eficiencia de la herramienta, tenemos planes de expansión a corto plazo.

Te puede interesar