Alimentos de laboratorio elaborados a partir de agua, aire y bacterias; frutas o verduras con alteraciones genéticas para resistir temperaturas límite; proteínas vegetales que emulan al pollo, a la carne de cerdo o a un chuletón de buey; carne in vitro, algas e insectos. El final de las hambrunas de una sexta parte de la humanidad se cuece en laboratorios de centros de referencia que trabajan sin descanso en el diseño y desarrollo de los alimentos del futuro.

La previsión del rápido crecimiento demográfico y la escasez que anticipa la FAO son, en parte, motivos de esta transformación. En 2050, el planeta contará con 9.300 millones de habitantes y, según esta institución de Naciones Unidas, la capacidad productiva de la agricultura global sólo logrará abastecer al 40% de la población.

Las Food Tech se están anticipando a un cambio acompasado con una transformación del gran consumo que se produce a pasos acelerados. Cambian las tecnologías que se aplican al proceso de generación, cuidado, recolección, procesamiento o distribución de los alimentos, pero también se está transformando el perfil de los consumidores, cada vez más comprometidos con el medio ambiente y más preocupados por las características de los alimentos que consumen, lo que genera un impacto directo en el enfoque del producto y en su presentación al mercado.

Las tecnologías implicadas en la transformación

El blockchain, la impresión 3D, el big data, la robótica, la inteligencia artificial, la realidad virtual y aumentada, la biotecnología y la modificación genética de alimentos están cada vez más presentes en la nueva realidad alimentaria, una realidad que ya está presente en los lineales de los supermercados o en la oferta gastronómica de grandes cadenas de restauración. Estos nuevos ingredientes marcan tendencia en un escenario en continuo movimiento.

La nueva propuesta de Burger King con un Whopper elaborado con proteína vegetal, con la que marca distancias de su gran competidor, es un ejemplo. La oferta de este tipo de alimentos no es una novedad. Heura, la marca de la empresa catalana Foods For Tomorrow, que lidera Marc Coloma, está ya a disposición del gran público. Parece, sabe y huele a pollo, pero no es pollo. Es un producto rico en nutrientes que surge del laboratorio a partir de la soja y que está presente en los supermercados y en parte de la oferta de la cadena Pans&Company.

Carne de laboratorio con sabor español

La carne in vitro, cultivada en laboratorio, es otra variante de la oferta cuyo objetivo es ofrecer alternativas al consumo de carne animal en aras de la sostenibilidad. Biotech Foods, una empresa fundada en el País Vasco ha desarrollado Ethicameat, que definen como “una alternativa cárnica de procedencia animal, saludable, sostenible y nutritiva con sabor español”, mientras que las algas y los insectos se incorporan a la nueva dieta por su valor nutritivo y ya es posible encontrarlos en distintas grandes superficies españolas.

The Place, el espacio de innovación y experimentación de The Valley, acogerá el próximo 24 de enero el Rethink Food and Restaurants: el viaje del alimento, que contará con la presentación de un informe de tendencias sobre la transformación del sector a cargo de Juan Luis Moreno, socio y director de Innovación de The Valley, y con la ponencia de Casimiro Rey, Director de Grandes Cuentas de Willis Towers Watson en Cataluña, que ofrecerá su visión sobre las amenazas en la cadena de valor en la industria alimentaria. En este contexto, The Place habilitará un itinerario tecnológico en el que los asistentes podrán experimentar de primera mano la transformación del sector y “el viaje del alimento”.

Autor: José Suárez de Lezo

Te puede interesar