MENÚ

Así fue el primer TEDxParquedelOeste

Por 5 junio, 2018 blog, Blog Vallians, The Place

TEDx se han celebrado muchos. Y en múltiples lugares. En el CERN y en las ruinas de Pompeya, en las montañas de Trento y hasta en una cárcel. En la frontera entre Tijuana y San Diego, o en el centro de Buenos Aires, donde llegaron a reunirse diez mil personas.

El pasado 25 de mayo tuvimos la suerte de contar también con un primer TEDxParquedelOesteOrganizado por Luis Moreno Ortí, presentado por Belén Viloria, la embajadora en España habló de los treinta y cuatro años de este evento, ahora también disponible en formato local TEDx, ambos de carácter independiente, sin agenda política, dedicados a compartir y hacerse eco de ideas relevantes, capaces de transformar el mundo.

Bajo el título “Ecos de un futuro presente”, compartimos algunas de las ideas más sugerentes que se abrieron camino la mañana del 25 de mayo en The Valley, sponsor del evento.

“Internet de ti” – David Vivancos

¿Puede la Inteligencia Artificial redefinir el concepto de lo que significa ser humano? ¿Cómo enfrentarnos a la superinteligencia? Con estas y otras premisas, Vivancos planteó un viaje por la historia de algunas de las herramientas que el ser humano ha creado para extender sus capacidades físicas, desde el lenguaje, la escritura o las matemáticas hasta la frontera de la Inteligencia Artificial de hoy.

Su viaje con parada en algunos momentos de la historia reciente hizo hincapié en tres momentos clave para el desarrollo de la Inteligencia Artificial. El primero, desarrollado a partir de 1952, culminó con la mítica partida de ajedrez que Deep Blue ganó a Kasparov: “Con aquella herramienta”, afirmó Vivancos, “demostramos que una máquina era capaz de hacer una determinada tarea mejor que el ser humano”.

La segunda parada tuvo lugar en 2011, cuando IBM Watson fue capaz de ganar Geopardi y demostrar su dominio del lenguaje natural. La tercera, en la que según Vivancos estamos inmersos en este momento, apunta a la capacidad del ser humano para construir una máquina más inteligente.

Entre los múltiples retos que este nuevo escenario plantea, Vivancos hizo hincapié en la carrera por comprender el funcionamiento del cerebro humano, antes de que una Inteligencia Artificial lo haga por nosotros. “De lo contrario, estaremos en situación de desventaja frente a la superinteligencia”.

“Tu abogado es un robot” – Alejandro Touriño

En un presente de máquinas, ¿cuál es el futuro de los abogados? Alejandro Touriño abordó el futuro del Legaltech, “tecnología con impacto en el ámbito de los servicios legales” y puso algunos ejemplos ya vigentes en un sector en plena transformación.

Entre los ejemplos de este futuro que ya está aquí, Touriño citó tres: la plataforma Ross, con capacidad para dar solución jurídica a problemas planteados por usuarios finales; Rocket Layer y los Smart Contracts. Para Touriño “la tecnología y el futuro del derecho van de la mano y tienen un objetivo: ofrecer certezas, seguridad y confort a las necesidades de los individuos, los operadores y la sociedad”.

Al mismo tiempo, todos estos avances en el ámbito del Legaltech plantean nuevas derivadas éticas y jurídicas. Por ejemplo: ¿Un chatbot, responde ante la ley? Para Touriño, el futuro es un camino que debemos recorrer para poder llegar a ese lugar que tratamos de encontrar.

“Eres un dato andante”-  Paloma Llaneza

El ser humano es el único mamífero que sigue bebiendo leche después de su edad infantil. La industria láctea da fe de ello. También los subproductos, como el ternero: “Cuando consumimos un producto, generalmente damos lugar a un subproducto”, apuntó Llaneza.

Hoy, los datos son el subproducto de nuestro mundo de comunicación, servicios, información y entretenimiento. Pero, ¿qué pasa cuando el subproducto -en este caso, los datos- pasa a ser más valioso que el producto original? “Generamos datos de manera involuntaria. Todo el rato. El dato se ha convertido en la nueva moneda hasta el punto que ha llegado a ser más valioso que el rendimiento en ocasiones de la propia moneda”, comentó Llaneza.

En un escenario de algoritmos diseñados a partir de modelos matemáticos no siempre neutrales, corremos “el riesgo de una peligrosa estandarización de la sociedad que puede llevarnos al peligro del elitismo, el aumento de la pobreza y la discriminación”.

Porque “el mejor dato es el que no se recoge”, Llaneza reclamó nuestro derecho a la privacidad: “Tenemos derecho a navegar debajo del radar. Tenemos derecho a la intimidad, derecho a saber que no nos están mirando todo el tiempo”. Como ejemplo de la relación actual con nuestra privacidad, Llaneza mostró www.biggestlie.com, una web que critica irónicamente la nueva ley de protección de datos.

“Narrando tu vida virtual” – Luis Miguel Samperio

“Somos las historias que nos contamos a nosotros mismos”, anunció Samperio. En analogía con la gestación del ser humano, Samperio propuso las tecnologías inmersivas como un camino para devolver al ser humano la conexión perdida con el universo.

“Las historias que nos contamos pueden unirnos o separarnos. A veces, con ellas generamos un ego, una protección, un personaje, que en muchas ocasiones nos separa de los demás, pero la vida es relación, sería muy raro concebir un yo sin un nosotros”, apuntó Samperio.

Su visión de la narrativa futura pasa por el uso de tecnologías inmersivas que permitan crear un futuro en el que científicos, psicólogos, artistas, cineastas, literatos y artistas colaboren para generar un metaverso hecho de mundos donde volver a sentir el asombro y viajar de la mano de una inteligencia artificial que nos guiará en función de lo que necesitamos aprender en cada momento”, planteó el ponente.

“Puedes ser más del 100%” – Lisa Wang

Lisa Wang, natural de China, tenía diez años cuando se mudó a Sevilla. Entonces, las primeras frases que aprendió en español fueron tres: “Hola, loca”, “Hola, mi arma” y “Hola, cariño”. Abrumada por la cercanía en el lenguaje de personas que apenas conocía, Lisa entró en contacto con una nueva cultura que transformó para siempre su identidad: “La cultura nos marca”, anunció Wang. 

Su ponencia la dedicó a profundizar en el nuevo contexto de interculturalidad en el que vivimos hoy, poniendo en valor el idioma como herramienta para conocer la cultura de otros países, comunicar y conocer el contexto: “Algunos chistes  no tienen traducción”, apuntó antes de hablar del potencial de la diversidad cultural.

Después de años viviendo en España, Lisa se preguntó por su identidad. ¿De dónde surge la identidad? ¿Tiene que ver con la música que escucho, el lugar donde nací, los valores con los que crecí…?  En su exploración, preguntó a chinos y amigos españoles, hasta que una homóloga china le dijo: “No somos 100% chinas ni 100% españolas, pero la suma de los dos es más del 100%”.

“El género difuso” – Mónica Quintana

“El mito de la belleza”, de Naomi Wolf inspiró una de las últimas ponencias de la mañana dedicadas a abordar la conciencia feminista y la posibilidad de crear, con ayuda de la tecnología, una nueva conciencia de género superable, modificable y no vinculada a las fronteras de sexo o género.

“La tecnología puede ayudar a despegar de las determinaciones biológicas del género”, apuntó Mónica Quintana antes de añadir: “El devenir ciborg es la siguiente etapa de la civilización, estamos ante un proceso de aceleración tecnológica de dimensión exponencial”.

Su apuesta por el género difuso, donde las personas podrán promover la ética del cuidado y eliminar el sufrimiento, alzar la voz y contribuir a la creación de un mundo nuevo incluye la posibilidad de nuevas formas de existencia descorporeizadas, una mente en la Nube, experiencias en mundos virtuales, escenarios diferentes de un contexto que podría cambiar: ¿es pertinente seguir pensando en términos masculinos o femeninos?

“Asistimos a un despertar a nivel global que puede ser caldo de cultivo para nuevos futuros posibles donde las personas y las opciones de las personas no tengan que estar predeterminadas”, concluyó Quintana antes de añadir: ” El futuro se escribe en código”.

“¿Qué es lo que hace un superhéroe?” – Alejandro Sánchez

El viaje por la historia del cómic llevó a Alejandro Sánchez a explorar la noción de héroe y su papel en la literatura. Desde Sherlock Holmes, Aquiles o Leónidas de Esparta, los héroes “representan aquello que queremos ser”.

Su ponencia mostró que héroes hay muchos. Y de distinto tipo: ” Los hay de patrón clásico, con vocación propagandística – como Capitán América-, o de patrón clásico, como Superman y Wonderwoman”. Algunos, como Batman, “no tienen superpoderes… salvo el hecho de haber heredado una fortuna y, en el caso de Ironman, todas sus habilidades derivan de sus propios inventos”, comentó Sánchez.

Su viaje por los años 60 y 80 culminó con una reflexión tecnológica sobre la identidad. En un panorama en el que Google todavía pregunta, en sus entrevistas de trabajo, qué superhéroe te gustaría ser,  “leer cómic y descubrir vidas de superhéroes nos lleva a preguntarnos: ¿Quiénes somos realmente nosotros? ¿En qué nos convertimos cuando nos escondemos tras una identidad digital?” 

“Música aumentada”- Alejandro Sacristán

“¿Qué tienen en común Kraftwerk, Aviador Dro, Divo y The Residence? Su capacidad para crear escenarios de futuro a partir del presente de la tecnología”, desveló Sacristán durante una ponencia a medio camino entre los humano, la música y la tecnología.

De la mano del techno, y como pionero en los años ochenta, su aproximación a la tecnología llegó con la música: “Entonces no teníamos miedo a las máquinas. ¿Cómo íbamos a tenerlo, si manteníamos una relación erótica con nuestros instrumentos musicales?

Entonces, para Sacristán “la poesía de la ciencia era música, ruido industrial, amor completo a la máquina reforzado por las tres leyes de A.C. Clarke, Asimov, H.S Wells y otras historias de ciencia ficción”.

Su apuesta por la tecnología aplicada a la música pasa por la construcción de un futuro “a medio camino entre lo humano y lo inhumano, máquinas y almas que conviven conectados en una ionosfera tecnológica, con otros seres de otros mundos, otras estrellas”.

¡Gracias a todos los que nos acompañasteis ese día!