blogBlog ValliansHoy The Valley

¿Transformación digital o simplemente transformación?

Por 20 junio, 2017 Sin comentarios

Side view of wooden rocking horse on wooden floor with running (or jumping) horse sketched (chalk drawing) on the wall.

Aunque se ha extendido la expresión “transformación digital”, en realidad estamos hablando de transformación en términos más amplios para adaptarse a la nueva realidad.

Lo digital representa aquello que está ligado a las nuevas tecnologías, pero no todo el cambio que tenemos que realizar va exclusivamente ligado a ellas. La tecnología es un facilitador en los cambios que realicemos pero no un fin en sí mismo ni un ámbito exclusivo de actuación. Sería más exacto hablar de la transformación en un entorno digital.

Una transformación que engloba también la “digitalización” pero que es mucho más amplia. Y ¿qué entendemos por digitalización? Muchas compañías todavía hoy consideran que digitalizarse es sólo utilizar los nuevos canales digitales para relacionarse con los clientes, contratar a expertos en marketing online o desarrollar una aplicación móvil porque los clientes cada vez utilizan más este tipo de soluciones.

Pues bien, la digitalización de una empresa comprende esas acciones, pero es algo mucho más amplio y complejo que afecta a los productos, a los canales, a la información y a los procesos de trabajo.

Transformación en el entorno digital es un proceso integral de cambio en la compañía que tiene como objetivos la competitividad en el nuevo entorno de mercado y la eficiencia en la gestión; que afecta a todas las áreas organizativas de la misma y que impacta en los siguientes aspectos:

1. Entorno competitivo
2. Modelo de Negocio
3. Procesos y metodologías de trabajo
4. Relación con el cliente
5. Conocimiento del cliente
6. Experiencia del cliente
7. Modelo organizativo y cultura empresarial

Cuando empezó a hablarse de la transformación digital parecía unánime la opinión de que la digitalización pasaba por una apuesta clara por la tecnología, recomendando a las empresas invertir en recursos técnicos y humanos para nuevos servicios. En muchos casos, se creaba un nuevo departamento digital que operaba de forma separada del resto de las unidades de negocio. Los resultados en muchas compañías de varios sectores han distado mucho de lo esperado, puesto que no se contaba con una cultura tecnológica, ni se ponían en marcha los procesos de trabajo adecuados y, lo que es más, ni se sabía dónde encajar organizativamente este nuevo departamento tan alejado de lo que había sido hasta ahora el negocio base.

Es muy difícil competir en desarrollos tecnológicos con las compañías expertas que además tienen normalmente economías de escala al contar con varios clientes. Esto significa que cualquier adaptación a nuevos sistemas operativos, dispositivos móviles, etc. les supondrá mucho menos esfuerzo y mucha menos inversión de lo que nos costaría a nosotros haciendo ese trabajo internamente. Por ello es más recomendable no embarcarse en grandes desarrollos cuando existen soluciones estándar que, con adaptaciones a los requisitos de nuestro negocio, pueden resultarnos mucho más adecuadas tanto en prestaciones como en costes.

Por tanto, si la tecnología no es la clave principal en nuestro proceso de transformación digital sino un medio para alcanzar nuestros objetivos ¿cuál es entonces? La respuesta es la estrategia y eso significa desarrollar las líneas de actuación en cada uno de los ocho ejes de la empresa sobre los que está impactando la transformación y que hemos enumerado más arriba.

En definitiva, en lugar de hablar de transformación digital es más exacto hablar de transformación para competir en el nuevo entorno, un nuevo mundo donde han cambiado las reglas del mercado, donde compiten grandes empresas con nuevos entrantes emprendedores que son más dinámicos e innovadores, donde el cliente consume de otra manera gracias a los nuevos dispositivos móviles, donde la información en base a los datos y al análisis de los mismos son una pieza clave para poder gestionar y optimizar nuestro negocio. Un mundo sin duda lleno de posibilidades pero para que el que debemos estar preparados.

Autor: Juan Luis Moreno, Chief Academic & Strategy Officer en The Valley

Leave a Reply