Legaltech es el término utilizado para definir la incorporación de la tecnología en el entorno legal, o lo que es lo mismo, el uso de tecnología en el ejercicio del Derecho. Ahora bien, en España no hay aún un consenso entre la doctrina sobre cómo debe definirse el concepto, si bien es aceptado por todos que hace referencia al uso de la tecnología y de softwares para ofrecer servicios jurídicos.

De este modo, podemos hablar de Legaltech como aquel conjunto de empresas y proyectos que persiguen el objetivo común de transformar los servicios legales aprovechando las posibilidades, medios y herramientas tecnológicas y digitales que ofrece la Sociedad de la Información, o que son implícitas a ella.

¿Qué es la Legaltech?

En nuestro caso, entendemos la Legaltech como la utilización de tecnología avanzada en servicios legales para crear software o servicios online que:

  1. Reducen o eliminan la necesidad de consultar con un abogado
  2. Aceleran las tareas de un abogado/despacho, reduciendo la mano de obra y/o número de horas necesarias
  3. Simplifican y modifican la forma de contactar entre abogados y clientes

En resumen, hablamos de Legaltech para referirnos a tecnología que modifica la práctica tradicional del Derecho tanto para los profesionales como sus clientes, haciendo más eficiente y cercana la comercialización del servicio o su prestación.

¿Cómo está el mercado de Legaltech?

De esta manera, la Legaltech cambia la forma en la que se accede a los servicios jurídicos generando un crecimiento exponencial en los proyectos y empresas que se dedican a dicha materia. De hecho, actualmente en España nos encontramos con aproximadamente 142 proyectos y más de un centenar de empresas relacionadas con la Legaltech, que se concentran principalmente en Barcelona (28,2%), Madrid (26,8%) y Valencia (6,3%).

Por otro lado, las empresas y proyectos Legaltech se especializan en determinados nichos. En este punto, podemos citar al Letrado del Consejo de Estado Moisés Barrio quien​ distingue siete modalidades principales de aplicaciones y empresas Legaltech: 1) productos de asesoramiento legal automatizado para los ciudadanos (automated legal advice products); 2) marketplaces o plataformas de encuentro entre clientes y abogados; 3) empresas de externalización del trabajo jurídico para los despachos y departamentos jurídicos (legal process outsourcing); 4) automatización documental; 5) herramientas de e-discovery y revisión de documentos; 6) análisis predictivo de casos; 7) y plataformas e-Learning.

Los nichos de la Legaltech Española

De modo similar, debemos destacar los servicios en los cuales se especializa la Legaltech española, destacando 5 nichos muy concretos: 1) Software de gestión para despachos y abogados, como por ejemplo Quolaw, Kleos o Infolex 2) Plataformas para adquirir y/o generar contratos online, como por ejemplo Bigle Legal, Crea mi Contrato o Docxpresso, 3) Plataformas de intermediación o también conocidos como marketplaces jurídicos, para que los abogados se den a conocer y los clientes encuentren al profesional que necesitan, como por ejemplo, LexGo App, Unión Jurídica, o Abogados365, 4) Los servicios para plantear reclamaciones legales de todo tipo a través de Internet como por ejemplo, Reclamador, Indemnízame o Reclama por Mí, 5) Finalmente, los servicios para recopilar y generar con seguridad evidencias digitales, como por ejemplo: Signaturit, AceroDocs o Evicertia.

Ahora bien, a pesar de que la gran expansión Legaltech parezca algo positivo, hay quien dice que en España nos encontramos ante una burbuja ya que sufrimos un crecimiento exponencial en un corto período de tiempo de la oferta Legaltech respecto a la demanda. En concreto, en España hasta 2016 se invirtieron cerca de 8 millones de euros, cifra que ha aumentado hasta los casi 57 millones de euros en 2019, esto es, un incremento del 712,5% en apenas dos años. Aún así, las 10 principales startups Legaltech españolas acumulan más de 65 millones de euros en rondas de inversión, lo que acredita que el fenómeno Legaltech ha llegado para quedarse.

Para concluir, debemos destacar que el sector Legaltech es muy dinámico y está en continuo avance. Por tanto, en cualquier momento pueden aparecer nuevos nichos. Y si bien las empresas y proyectos de la Legaltech española ahora innovan más aplicando la tecnología en sus procesos o diseñando nuevos servicios jurídicos, el sector está en un momento tan cambiante que es necesario seguirlo de cerca.

Autor: Jorge Morell Ramos, Fundador de Términos y Condiciones,  despacho especializado en Derecho de Nuevas Tecnologías, y profesor de la Especialización en Digitalización del Sector Legal. 

¿Quieres más información sobre nuestra Especialización en Digitalización del Sector Legal? Puedes hacerlo desde aquí.

Te puede interesar