MENÚ

#InnovaciónTheValley: Pablo Ruiz, Director de Innovación Digital en Liberbank, nos cuenta su experiencia

Por 15 febrero, 2018 blog, Blog Vallians

En The Valley hemos tenido la oportunidad de contar con grandes profesionales como colaboradores de nuestro Estudio de Innovación. Uno de ellos es Pablo Ruiz, que actualmente lidera el Departamento de Innovación Digital en Liberbank, por lo que cuenta con gran experiencia en el ámbito.

¿Qué es la innovación para ti?

Definir la innovación es algo complicado, pues está sujeta a muchas interpretaciones.
Para mi concretamente implica salir de la zona de confort para descubrir distintas formas de hacer las cosas y nuevos modelos de negocio. Para ello es necesario ir probando nuevas alternativas a las actividades que habitualmente se llevan a cabo dentro de la organización.
Yo la estructuro de dos formas: la innovación abierta, que implica gestar ideas, establecer conexiones y trabajar con terceros para tener una visión más global que genere nuevas formas de trabajar, y por otro lado, la parte más interna, que se centra en cómo desarrollar nuevos productos y servicios, estrategias para incrementar los ingresos de la organización, y ante todo, generar valor a los clientes.
Todo proceso de innovación supone un cambio que debe generar valor, tanto de manera interna como externa.

¿Cómo define tu empresa la innovación?

Para Liberbank es imprescindible apostar por la innovación, por ello hemos desarrollado un espacio de innovación dentro del área de transformación digital del banco.
Hace un año comenzamos a definir esta estrategia contratando a un responsable que reporta directamente al CEO y, dentro este área, hay un sector específico para la parte digital que yo mismo lidero.
La innovación debe tener un espacio para desarrollarse y ejecutar planes con perspectivas a corto, medio y largo plazo.

¿Tiene que estar la tecnología siempre presente en la innovación?

Me parece una pregunta interesante, porque de manera errónea asociamos innovación con tecnología, algo comprensible teniendo en cuenta que la mayoría de los avances en todos los ámbitos se producen gracias a esta.
Sin embargo, innovar va más allá de la tecnología aplicada, debe ir acompañada de una propuesta de valor que tenga verdadero impacto tanto en el usuario como el negocio.

¿Tiene tu organización un presupuesto para la innovación?

Sí, hemos establecido un presupuesto para desarrollar las iniciativas que se gestan en el área de transformación digital. Si quieres innovar debes tener recursos para poder llevarlas a cabo, si no es así, no tiene sentido planteárselo.

¿En la situación y coyuntura actual, qué mata la creatividad y la innovación dentro de la organización?

Estamos en una situación en la que los cambios son vertiginosos, salen nuevos actores al mercado y las empresas que no quieran desaparecer deben ser muy competitivas. Está claro que estamos sometidos a mucha presión, e innovar es más importante que nunca.
Hablando claro, si quieres ser competitivo y no desaparecer, debes innovar.
Las organizaciones deben replantearse lo que hacen y cómo lo hacen, explorar nuevos modelos de negocio y estar muy atentos a las tendencias del mercado, y es en este punto donde la tecnología facilita el proceso.

¿Cómo se anima o motiva a los empleados a ser creativos e innovadores?

Creo que todos llevamos dentro algo que compartir y aportar, y el uso de metodologías Agile y Design Thinking permite que puedan desarrollarse. Hay que dar a los empleados la oportunidad de trabajar de forma más colaborativa y propiciar que se sientan como una parte importante de la empresa.
Es una realidad que las organizaciones que trabajan de manera multidisciplinar son más competitivas, ya que las ideas no parten sólo de una persona, sino de la suma de un trabajo conjunto.
Por otro lado, hay que dar autonomía para que tomen sus propias decisiones, que aprendan en base a la experiencia integrando al cliente en estos procesos, para validarlos de manera más verídica.

¿En qué medida tu organización rompe barreras entre diferentes áreas funcionales para que se puedan intercambiar ideas?

Estamos abordando varios proyectos transversales dentro de la organización, uno de ellos consiste en la definición de un RoadMap con nuevas metodologías de trabajo, entre las que se encuentran  Design Thinking, Lean Startup y Scrum.

Lo lógico es partir de ideas que tengan posibilidad de ser prototipadas para crear un Mínimo Producto Viable (MPV), y posteriormente puedan ser lanzados al mercado. Esta parte se lidera desde innovación para que se integre en la organización, de manera que todos los equipos aprendan a trabajar de esta forma. Obviamente, todo este proceso debe tener un seguimiento continuo y unos KPI´s establecidos, para observar si hay resultados positivos.

¿Cuentas con KPI´S para la innovación y su impacto en el rendimiento futuro?

Sí, aunque a veces el uso de estas métricas es percibido como un gran reto dentro de los departamentos de innovación.
Actualmente, ponemos el foco en medir lo que hacemos, trasladándolo a los equipos para que vislumbren que el esfuerzo y trabajo que dedican genera resultados.
Es clave estudiar el impacto obtenido, tanto en el usuario final como en la propia organización.

¿Qué papel ocupa el cliente/usuario al plantear los proyectos de innovación?

El usuario es el eje de todo lo que hacemos. Cuando desarrollamos una propuesta de innovación pensamos en productos y servicios que vayan a ser consumidos por un cliente. Esto es un punto esencial, más aún en el sector financiero, donde nos miden por la cuota de clientes que tenemos y por cómo afectan los productos que ofrecemos. Todo programa va a tener siempre al cliente dentro de los equipos de trabajo, con el principal objetivo de comprobar su reacción, tanto al cliente externo como interno. Para ello utilizamos distintas técnicas, como la creación de Focus Group, es muy importante.

¿Qué valor crees que el cliente/usuario recibes las iniciativas innovadoras?

Hay un gran campo de desarrollo porque la innovación no se termina de comprender. Muchas veces cuesta que se entienda en la propia empresa, por lo que es imprescindible que esté integrado en la cultura de la organización.
Por otro lado, el objetivo de toda organización debe ser conseguir la percepción de marca innovadora y que se identifiquen con ella, es decir, ser capaz de generar como resultado que el público obtenga lo que estaba buscando, es el mayor éxito posible.