Creatividad y tecnología: el arte de innovar

 

“La suma de arte y tecnología consiste realmente en potenciar el sentido crítico. Pensar es más importante que saber” a la hora de innovar. Y para impactar “es necesario arriesgar”. Así se ha pronunciado Alberto Levy en The Place, el espacio de inspiración de The Valley, en una ponencia dirigida a un público trufado de altos directivos y responsables de las áreas de Innovación y Creatividad de distintas empresas, interesados por el pensamiento lateral que promueve este ponente habitual de foros como Davos, el MIT, TedX o la Singularity University, entre otros.

Levy, ingeniero computacional, se define como “un promiscuo intelectual” aunque “otros lo ven como falta de foco”, bromeó durante su intervención. Experto en tecnología, innovación, arte y comunicación; emprendedor en serie, profesor y conferenciante, Levy apuesta por observar la realidad, identificar los rituales y las fronteras y romperlos para crear nuevos universos.

Alberto Levy empezó a programar en Pascal con sólo diez años para dar servicio a pequeños negocios. En ese momento fue consciente de la capacidad que tenía de “transformar las cosas” y descubrió su pasión por la tecnología, una disciplina que decidió hace tiempo compaginar con el arte y el diseño tras sus estudios en NYU.  “Fue un momento de experimentación personal y descubrí que el arte era transversal, estaba en todos lados, tanto en el código como en las personas o las cosas”.

El objetivo de Levy a la hora de implementar arte y tecnología era dar sentido a los proyectos y generar impacto. Y lo logró. “Llegué a hacer 9.000 activaciones de marca al año” en una empresa que vendió a los tres meses de su creación y que siguió liderando durante una temporada.  

Levy ha impartido una ponencia de efecto retardado, una charla sin conclusiones, en las que el creador sugería para que el propio espectador completara el proceso creativo y alcanzara de este modo su propio desenlace. Como en el mito de la Caverna, Levy ha mostrado las sombras para que la audiencia entendiera qué luz o qué fuego podía provocarlas. Un efecto que se prolonga más allá de la propia charla y en el que las insinuaciones siguen cobrando forma.

Este ingeniero y creativo ha enfatizado durante su presentación la importancia de la observación y ha desgranado su propia exploración personal, su acercamiento a distintas religiones o a países en guerra para abrir la mente, empatizar y entender los diferentes puntos de vista.  La diversidad es una fuente de inspiración para este ingeniero, capaz de buscarla tanto en las tribus urbanas de Brooklyn como en el Foro Económico Mundial.

Es “difícil” que una empresa pueda innovar “si no arriesga”. “La transformación es fundamental, es como en la supervivencia de las especies. No sobreviven los más fuertes sino los que saben adaptarse” subraya Levy. “En las empresas ocurre lo mismo. Uno de los ingredientes más importante es el talento. Hoy en día es más importante hacer más inversión en talento y en design thinking que en tecnología. La tecnología es una commodity”.  

José Suárez de Lezo

Te puede interesar