Analítica digital en redes sociales the valley

El gran beneficio del marketing digital está en el poder de medición que tienen todas las acciones. En todas las disciplinas digitales se pueden medir resultados, los KPI (Key Performance Indicator) no pueden faltar dentro de la definición de los objetivos de negocio digital. Antes de ejecutar una estrategia, necesitamos saber qué y cómo vamos a medir para determinar su éxito y así saber si tenemos que pivotar para mejorar resultados.

Y la analítica digital no solo se limita al tráfico, fuentes y tiempo medio de permanencia en nuestra web, el análisis de datos también es fundamental en las redes sociales. La medición de la estrategia y su éxito se mide a través de los KPI’s que tenemos que definir en la estrategia de Social Media, que sin duda, tiene que ir alineada con la estrategia general. Las redes sociales son una palanca más de comunicación y venta, con unos objetivos bien definidos de los que deriven unos KPIs SMART (Specific + Measurable + Attainable + Relevant + Timely).

En las redes sociales, cada publicación tiene que tener un objetivo. No podemos pretender que un seguidor de nuestra página de Facebook de Like, lo comparta con sus contactos y haga clic en el enlace o un follower de nuestro perfil de Instagram de Like al post y deje un comentario. Cada publicación debe tener un objetivo y en función a este, mediremos el resultado. 

En la analítica digital en Redes Sociales desde hace un tiempo, el rey es el engagement. Existen grandes corporaciones que desarrollan su propia fórmula para calcular el éxito de sus publicaciones, pero la fórmula universal siempre ha sido dividir el total de interacciones entre nuestro número de seguidores o entre el número de personas alcanzadas. Pero, ¿qué consideramos interacción? En este caso, la respuesta no está en una fórmula y depende del nivel de exigencia. Esta fórmula también puede variar si damos más valor a una interacción que a otra, como por ejemplo, un like vale la mitad que un compartido. Pero siempre sin olvidarnos de que cada post tiene que tener un objetivo definido.

Otro KPI interesante de medir es el alcance de las publicaciones. No podemos pasar por alto la desaparición del alcance orgánico. Si hace un año un post en orgánico solo alcanzaba el 10% de nuestros seguidores, a día de hoy se ha quedado en el 3%.  Si hoy en día lo que buscas es impactar al mayor número de tus seguidores y tener repercusión en redes, tienes que invertir en Paid Social. Con una buena estrategia y segmentación, puedes lograr grandes resultados con un presupuesto reducido.

En relación con el contenido de cada post, medirás un resultado diferente. Si tu objetivo está en conseguir visualizaciones de un video, medirás las visualizaciones de este en cada red social. Siempre súbelo en nativo, es decir,  directamente en cada red social. Compartir un enlace externo, siempre perjudicará tu alcance y por lo tanto,tus visualizaciones.

En negocios cuyo Core Business esté en el ecommerce, un KPI fundamental está en la conversión, que responde a la pregunta, ¿cuánta gente me ha comprado a través de redes sociales? Ya son de sobra conocidos los casos de éxito de Hawkers  y de Pompeii. En estos casos es fundamental contar en el equipo con un experto en Redes Sociales y sobre todo, en Paid Social y optimización.

Por lo tanto, para una correcta analítica digital es básico incluir en la medición de la estrategia el análisis de los KPIs de las redes sociales, siempre teniendo claro el objetivo que queremos conseguir. ¿Necesitas formación en esta especialización? El EPDM+ está hecho para ti. ¿Necesitas incorporar en tu equipo a un experto en esta materia? The Valley Talent, headhunter líder en perfiles digitales, lo encontrará para tu empresa.

 

Ana Ruiz – Marketing Expert en The Valley

Te puede interesar